FANDOM


  • Nunca perder puede significar ofrecer una buena imagen.
  • Pero cuando la diferencia entre potenciales es evidente, se le puede atribuir al derrotado que ha mostrado una excelente presencia si no sufre una paliza.
  • Y este es el caso. El Unicaja se va de Moscú con una derrota dulce.


28.01.2010


Juan Dixon

Debut de Dixon en la Euroliga (Foto: Mariano Pozo)

Y demostrando que ha podido aguantar el poderío de un CSKA que ha venido a menos, pero que sigue siendo casi inalcanzable para los 'cajistas'. El cuadro malagueño, en la apertura de la segunda fase de la Euroliga, quizás ha demostrado falta de convicción, desparpajo, para ganar y alcanzar la proeza. Eso sólo se le podría criticar.

Relajado, a su ritmo, sin presión, el Unicaja afrontó el partido de Rusia con las ideas claras de lo que quería hacer. Imaginamos que le hubiera gustado correr mucho más de lo que pudo, pero se conformó en hacer válidas muchas transiciones para sumar puntos. El cuadro 'cajista', superior debajo de los tableros, no dudó en cargar su juego en Archibald, que se pudo desenvolver y encestar muy cerca del aro, aumentando su eficacia habitual.

El CSKA Moscú ha perdido poderío, sobre todo en esa zona vital del juego, pero cuenta con viejas metralletas aún engrasadas: Siskauskas y Langdon dieron una lección primorosa de eficacia, especialmente este último que, defendido por Dixon durante buena parte del encuentro, encontraba clara ventaja por su superioridad física.

El encuentro siempre lo dominó el cuadro moscovita. Ni una sola vez estuvo por delante el cuadro malagueño, que puede quedarse con el dato de que ganó el segundo cuarto (22-23) y empató el último (21-21). Esa ventaja siempre roja podría indicar esa apreciación sobre el escaso convencimiento de ganar con el que se comportó el Unicaja. Era como si el respeto resultara excesivo y que todos se conformaran por la buena marcha del partido. O, quizás, que planearan aguardar a los instantes finales para soltar la 'bomba' Dixon. El caso es que al cuadro local también se le veía cómodo en la corta distancia...

DESEQUILIBRIO

En los primeros compases del encuentro, Dixon volvió a ser el 'oxígeno' anotador que le ha llegado en invierno al cuadro malagueño. El equipo intentaba imponerse en defensa, si bien la sabiduría de Planinic y Khryapa ayudaba a que llegaran los encestes para las filas locales.

En el segundo cuarto, un excelente Welsch, con tres triples limpios, soportó buena parte de las acciones ofensivas de su equipo, aunque ya Printezis empezaba a hacer valer su polivalencia.

Fue en el tercer cuarto cuando dio la impresión de que el Unicaja, muy desdibujado en ataque y más claudicante atrás, iba a arrojar la toalla. Un oportuno tiempo de Aíto, en el que ordenó una defensa en zona, frenó la acometida del CSKA.

Desde ese momento hasta el final, control ruso y acoso sin remate del Unicaja. Sí, llegó a acercarse, pero en los últimos segundos resolvió el triple que siempre mete Holden cuando hay que confirmar un resultado; Cook erró la entrada tonta de esos instantes, Archibald falló un enceste debajo del aro -quizás tapón de Kun-, no se aprovechó un robo de balón de Dixon; alguna falta personal transformada en fuera por los árbitros... Y, claro está, a la estrella del cuadro malagueño le tenían vigilado desde que salió del hotel. ¡Ah! ¡Y aquel triple lejano de Langdon!

Total, derrota y buena imagen.

La estadística del partido


Plantilla:Discusión